Cómo es Bangkok

By

 

El otro día le decía a mi sobrino que todas los sitios tienes sus cosas malas, pero hay que conocerlas o al menos esperárselas y convivir con ellas. Si te has dejado un dineral en una especie de viaje organizado con hoteles, autobuses, traslados y entradas incluidas no tendrás muchos quebraderos de cabeza excepto en cuadrar las cuentas para pagar todo eso. Si lo haces todo por tu cuenta, los quebraderos se quintuplican , esas son algunas de las cosas que te llevan a tener que hacerte una idea de las posibles malas cosas que puede que pasen. Sin embargo, imaginándotelas nunca será lo mismo hasta el momento en el que las vives.

Los timos y engaños de algunas personas por sacarte la pasta los avecinaba pero cuando te das cuenta y estás cayendo en ellos es cinco veces más desagradable.

La morriña es algo que también viene por sorpresa. Si sabes que estarás una o dos semanas viajando y vuelves supongo que será llevadera o incluso que ni siquiera la tengas, pero cuando todo es improvisado e indefinido no sabes realmente muy bien por que vena emotiva tirar.

Al margen de todo esto, cuatro son los días que hemos estado en la capital del país de las sonrisas (Thai significa eso, sonrisa)

P1060463

Aeropuerto

El aeropuerto es muy grande, e igual de tamaño es la facilidad con la que se entra al país. Todo lo que había leído me dio sensación de caos en cuanto a los visados y las vacunas. Hay dos principales maneras de entrar al país. La primera es hacerte el visado al llegar al aeropuerto, con su determinado coste y con una duración de 30 días. Y la segunda, por lo que optamos nosotros, la de visitar cualquier embajada de Tailandia en tu región (nosotros en la de Londres, con una foto carnet y 20 pounds) y solicitar un visado que te estampan en el pasaporte. Al llegar a las aduanas del aeropuerto de Bangkok les enseñas esa página y listo. No más preguntas.

Tuk Tuk y taxi en Chinatown
Tuk Tuk y taxi en Chinatown

Ir a la ciudad es cuestión de una media hora en un tren de los que vas por arriba de la ciudad (bastante bonito) llamado Sky Train. 45 baths (la moneda tailandesa, el cambio está a 35 bath- 1 euro). Puesto que no te lleva al centro turístico mochilero por excelencia llamado Khao San Road, sino a Phaya Tai, otro distrito al norte, deberás de buscarte la vida para llegar a tu hotel si es que tienes alguno pillado.

A nosotros nos pillo un poco despistados así que el taxi nos clavó 300 baths por 20 minutos de carrera (unos 7 euros, que aunque parezca poco, es un precio alto para Tailandia). Al final 200 por que lo compartimos con una alemana que conocimos en la estación de Phaya Tai. Digo que andamos despistados por que ni arreglamos un precio antes de montarnos ni le dijimos de encender el taxímetro, algo imprescindible en el manual de supervivencia de todo mochilero en Tailandia. No pasaría más.

Khao San Road

Khao San Road es algo así como Benidorm o el ya famoso Magaluf balear pero con un montón de Lady Boys (transexuales). Está lleno de guiris y turistas bebiendo cerveza y bailando a desfase en mitad de la calle. Todo está lleno de puestos de comida tailandesa (el famoso plato Pad Thai) a un precio entre 30-50 bath. Alrededor de un euro. Calzoncillos Calvin Plein, y ropa a dos y cinco euros. Todo lleno de luces y color, of course.

Nuestro hotel, Lucky House, a 14 euros la habitación doble por noche con aseo y ducha dentro, se encontraba al final de esta famosa calle, así nos podíamos ahorrar los sonidos venideros del macro fiestón a 300 metros si lo que había que hacer era dormir, y si lo que tocaba era unirse, pues sigue estando a 300 metros.

La famosa Khao San en Bangkok
La famosa Khao San

En Khao San Roa hay de todo, si hubiésemos venido con la mochila vacía, sería cuestión de horas llenarla con todo lo necesario sólo en esta calle.

Transporte

Hay muchas formas de moverse por Bangkok y todas ellas tocarán a tu puerta para llevarte como cliente. A cada metro te atosiga uno que te quiere llevar en tuk tuk y otro que te quiere llevar en taxi. Según un hombre que nos habló en la puerta de un templo, el tuk-tuk se llama así por el ruido que hacen al encenderse. También nos dijeron que en general hay que coger los tuk tuk que sean amarillos la parte de arriba y azul la de abajo ya esos son los del gobierno y salen mucho más barato y no intentan timarte llevándote a puestos o tiendas donde no quieres ir.

En cuanto a los taxis, también hay algunos del gobierno que siempre ponen el taxímetro, suelen ser rosas con una especia de sello en la parte de las puertas traseras.

Y por supuesto, el mejor medio de transporte, los autobuses públicos. Lógicamente, no son los más fáciles de usar, pero echando un vistazo en internet, hay una parada en Democracy Monument (justo al final de Khao San) por donde pasan decenas de autobuses.

Y hasta aquí puedo escribir por ahora, estamos en una litera de un tren nocturno desde Bangkok a Chiang Mai (al norte del país) que más que un tren parece un avión en constantes graves turbulencias. Habrá que intentar dormir.

En el tren
En el tren

Continúa…

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

www.000webhost.com